Frases de Amor @>---}---

Los eclipses de sol sólo pasan una vez cada 100 años y no me gustaría perderte.

Contigo aprendí a amar, a crecer y a creer que todo es posible, porque eres la única persona que siempre me hace sentir libre, dándole alas a mi mente y a mis palabras. Te miro y me doy cuenta que mis ojos se apagarían si no pudieran verte...

El fuego vio crecer nuestros labios desnudos, y el tiempo pasa mientras yo sigo pensando en ellos...

Dicen que la distancia olvida el amor más profundo... pero yo no te olvido aunque te quiten del mundo.

El amor es como las mates: + amor - rencor x toda la vida % tu y yo.

Aunque me veas con otro, no dudes de mi querer, que las nalgas se dan mil veces, pero el corazón una sola vez.

Soñé que el sol era nieve, que la luna la derretía, y como era un sueño, soñé que tú me querías

Toda la noche es corta para soñar contigo y todo el día es poco para pensar en ti. Si amar es vivir, yo vivo porque te amo.

El amor es la poesía de los sentidos.

Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal.

Tan imposible es avivar la lumbre con nieve, como apagar el fuego del amor con palabras.

El amor hace pasar el tiempo; el tiempo hace pasar el amor.

Amo como ama el amor. No conozco otra razón para amar que amarte. ¿Qué quieres que te diga además de que te amo, si lo que quiero decirte es que te amo?.

Éste es el camino del amor, déjate llevar. Abre tu mente y acércate. Yo soy tu fantasía. Déjame amarte... ¡y enloquece!.

Es tan corto el amor... ¡y tan largo el olvido!

Para mi eres como un príncipe que nunca podré tener, pero te quiero y nunca te olvidaré.

Amar es entregar tu alma sin esperar nada a cambio, pero si quien la recibe no sabe que hacer con ella ,se le pudre entre sus manos.

Amar es un fuego escondido, una agradable llaga, un sabroso veneno, una dulce amargura, una deleitable dolencia, un alegre tormento, un riesgo que vale la pena...

Para alguien que he querido y no sé si debo querer, a saber si me quiso o sólo fingió un querer.

Dime que no me quieres, dime que no me amas, pero nunca me digas, que conmigo no irás a la cama.

En el pasado pensé que era imposible encontrar un amor, pero cierto día llegaste tú y me doy cuenta de que nada es imposible.

No entiendo a un dios que haga que nos conozcamos si es imposible que estemos juntos...

En la calle del recuerdo, una cosa me encontré, era él, mi amor perdido, que para siempre recordaré.

Siete vidas tiene un gato, seis se me han quemado, y la última que me queda, la quiero pasar a tu lado.

Tus bonitos ojos negros no los quiero ver llorar, tan sólo quiero escuchar que me quieres de verdad.

¿Acaso el amor es una burla del destino? ¿O es un mísero juego al azar? En este caso, yo no quiero jugar.

Y qué más da dormir o estar despierto; si cuando estoy despierto sólo puedo pensar en ti, y sólo duermo para soñar contigo...

El viento besa al barco, el barco besa la mar y yo quisiera ser brisa para tus labios poder besar.

Tu mirada es la droga que me consume porque cada vez que miro tus ojos me llevan al mundo donde se hacen los sueños...

Estar enamorado es como un perfume, algún día se acabará, pero encontrarás otro perfume, que te gustará más.

Comprendo que tus besos jamás han de ser míos, entiendo que en tus ojos no me he de ver jamás, adoro tus desdenes y ardientes desvaríos y en vez de amarte menos, te quiero mucho más.

Llegaste a mi vida y no sé cómo, me enamoré de ti i no sé cómo, me llenaste de alegría y no se cómo, a lo largo del tiempo lo comprendí, ¡tú no eras para mi!

Hay cosas en la vida que no se pueden olvidar, como los ojos de un chico que te han hecho llorar.

Si te has de casar con otra, que el Sacristán se vuelva loco, que el Cura no aparezca, y el Monaguillo tampoco.

Si el amor que te tengo fuera de azúcar, estaría todo el día chupa que te chupa.

El moreno que a mi me gusta, a mi madre no le agrada, ella salió con mi padre y yo con quién me da la gana.

Te amo, te amé y te amaré, diga el mundo lo que quiera, que si cien años viviera firme soy, firme seré y al morir, confesaré, que fue un amor profundo que no olvidaré ni un segundo, ni dormida, ni despierta, y si te amé en este mundo, te amaré después de muerta.

Mis ojos se iluminan de ternura cada mañana al despertar y mi corazón suspira de amor desde el primer día que te besé.

Amar es dar, desde una mirada hasta la vida.

Tú eres un billete de lotería que quiero que me toque, pero aunque sé que será imposible yo siempre tendré esperanza de que algún día me toque.

Eres parte de mi vida y, si me faltaras, mi corazón deja de latir... esto y muchas cosas más significas para mi.

Un chico: tú. Un beso: los tuyos. Un deseo: tenerte. Un final: que no lo haya. Un sentimiento: quererte.

Si me atreviera a decirte lo que siento, me quedaría corto, pues las palabras faltarían a este sentimiento tan inmenso.

Anoche me acosté con la intención de dormir, pero nada mas hacerlo me puse a pensar en ti. Tu mirada en mi recuerdo comenzó pronto a sangrar, como una herida cerrada a la que vuelven a apuñalar. Una y mil veces dije que te tenía que olvidar, y un millón más me maldije por volverte a recordar. Y ya cuando salía el sol y entraba por mi ventana, el sueño al fin me vencía, mientras mis ojos lloraban lágrimas ensangrentadas...

Si algún día quieres a un hombre, ámalo y quiérelo, pero si él te deja, no llores nunca por él, que las lágrimas son el llanto y el llanto de una mujer, no se merece a un hombre, que no la supo querer.

Pedirle a mi cabeza que deje de pensar en ti, es como pedirle a mi vida que deje de existir.

Una cosa quiero pedirte, no sé si me lo darás. Búscalo atentamente. En este verso verás. Si lo encuentras me lo darás? Olvídalo no podrás...

Con un moreno al que quiero, y nunca podré olvidar; sueño todas las noches sin poderlo remediar. Sueño con sus ojos, que son como dos luceros, con su personalidad, con su sonrisa en los labios y en su forma de mirar. Son sueños tan profundos que nunca podré olvidar, porque me gusta y lo quiero y no lo puedo negar.

Nos presentaron un día, tal vez por equivocación; desde entonces amigo mío, te llevo en el corazón. Te quiero porque te quiero, no me preguntes por qué; si tú me olvidas me muero, y la razón no la sé.

El otro día entré en mis sueños, y soñé que me querías, pero me desperté y mi sueño no se cumplía. Ahora lo he conseguido y me he puesto a recordar que hay sueños en la vida, que se hacen realidad.

                                

Si quieres volver a la página principal pulse aquí o si quieres volver a la sección frases haga clic en esta imagen