Parasitismo

Es una relación muy compleja y evolucionada entre el  parásito y su hospedador ya  que le causa daño pero sin generalmente  llegar  a matarlo ya que su vida depende de él.   Se diferencian los parásitos en dos grupos principales: microparásitos y macroparásitos. Esta distinción es relativamente reciente (May y Anderson, 1979).  Son microparásitos las bacterias, los virus, los protozoos y los hongos simples, pueden afectar tanto a plantas como a animales. Se pueden transmitir directamente de huésped a huésped o indirectamente a través de otra especie llamada vector. Entre los macroparásitos de animales están las tenias, piojos, pulgas, garrapatas, ácaros y hongos superiores. Entre los macroparásitos de plantas están los mildius, carbones, insectos minadores y los formadores de agallas, y plantas como el orobanche y la cuscuta.

Un caso de parasitismo muy interesante es el social que consiste en que una especie utiliza a otra para que realice parte de sus funciones.

 

PARASITISMO SOCIAL

A pesar de la existencia de tantos mecanismos de reconocimiento del parentesco hay especies que tratan de engañar a otras para obtener algún beneficio, es lo conocido como parasitismo social, como es el caso del pájaro cuco que deja sus huevos repartidos en nidos de otras aves para que estas críen a sus polluelos. Darwin en “El origen de las especies” se hace eco de los interrogantes que plantea este tipo de relación interespecífica en cuanto a su relación con la teoría de la  selección natural.

 OTROS EJEMPLOS

VOLVER AL CUADRO          PÁGINA PRINCIPAL